Para celebrar el encuentro

//Para celebrar el encuentro
Para celebrar el encuentro 2017-10-03T11:14:29+00:00

Himno Oficial del Encuentro Europeo de Jóvenes

 Versión PopReproductor de audio

Oración del Encuentro

Dios, Padre nuestro,te alabamos y te bendecimos,porque nos concedes la gracia de celebrar

el V centenario del nacimiento

de Santa Teresa de Jesús.

Señor Jesucristo, “amigo verdadero”,ayúdanos a crecer en tu amistad,

para que, como Teresa, hija de la Iglesia,

demos testimonio de tu alegría ante el mundo,

atentos a las necesidades de la Humanidad.

Espíritu Santo, ayúdanos a avanzar,“con limpia conciencia y humildad”,

en el camino de la vida interior,

cimentados en la verdad,

con renovado desprendimiento, y amor fraterno incondicional.

Como Teresa de Jesús,maestra de espiritualidad,

enséñanos a orar de todo corazón:

Vuestra soy, Señor, para Vos nací

¿qué mandáis hacer de mi? Amén.

Misas

 Jueves, 6 de agosto de 2015: La Transfiguración Del Señor

Evangelio según San Marcos 9, 2-10

En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo.

Se le aparecieron Elías y Moisés conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús:

-«Maestro. ¡Qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.»

Estaban asustados, y no sabía lo que decía. Se formó una nube que los cubrió, y salió una voz de la nube:

-«Éste es mi Hijo amado; escuchadlo.»

De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos. Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó:

-«No contéis a nadie lo que habéis visto, hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.»

Esto se les quedó grabado, y discutían qué querría decir aquello de «resucitar de entre los muertos».

Viernes, 7 de agosto de 2015: Misa votiva de Santa Teresa de Jesús, Virgen y Doctora de la Iglesia

Evangelio según San Mateo 11, 25-30

En aquel tiempo, exclamó Jesús:

«Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Si, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.

Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

Sábado, 8 de agosto de 2015: Misa de la Santísima Virgen María

Evangelio según San Lucas 1, 26-38

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.

El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.»

Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél.

El ángel le dijo:

– «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»

Y María dijo al ángel:

– « ¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»

El ángel le contestó:

– «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios.

Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»

María contestó:

-«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»

Y la dejó el ángel.

Domingo, 9 de agosto de 2015: XIX Domingo del Tiempo Ordinario

Evangelio según San Juan 6,41-51

En aquel tiempo, los judíos criticaban a Jesús porque había dicho: «Yo soy el pan que ha bajado del cielo», y decían:

– ¿No es éste Jesús, el hijo de José? ¿No conocemos a su padre y a su madre? ¿Cómo dice ahora que ha bajado del cielo?

Jesús tomó la palabra y les dijo:

– «No critiquéis. Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre que me ha enviado. Y yo lo resucitaré en el último día. Está escrito en los profetas: “Serán todos discípulos de Dios”. Todo el que escucha lo que dice el Padre y aprende viene a mí. No es que nadie haya visto al Padre, a no ser el que procede de Dios; ése ha visto al Padre. Os lo aseguro: el que cree tiene vida eterna. Yo soy el pan de la vida. Vuestros padres comieron en el desierto el maná y murieron; éste es el pan que baja del cielo, para que el hombre como de él y no muera. Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo: el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.»

Vigilia de Oración, sábado 8 de agosto de 2015

  • Dinos ¿quién eres?
  •  No estamos huecos por dentro
  • Soñando los sueños de Dios: Vuestra soy, para Vos nací
  • Tratar de amistad, es muy buen amigo Cristo
  • Determinada Determinación: lanzarse a un amor sin regateos
  • De gusano a Mariposa: sólo el amor transforma en milagro el barro
  • Obras, obras, obras… porque el amor se dice con la vida