Contexto

//Contexto
Contexto 2017-10-03T11:14:27+00:00

En el camino de la pastoral juvenil que estamos desarrollando en la Iglesia de España en estos últimos años ha surgido con intensidad la necesidad por el acompañamiento en nuestra pastoral.

Acogiéndonos a una de las acciones concretas que nos indica el Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española, en el año 2017 (“Iglesia en misión al servicio de nuestro pueblo”, plan pastoral 2016-2020; pág. 41-42): “Atender la Pastoral Juvenil en todas su dimensiones y, mediante grupos de reflexión y oración, ayudar a discernir su identidad, vocación y misión en la Iglesia y en el mundo.”

Breve recorrido histórico

En octubre de 2013, comenzamos la reflexión sobre tres temas importantes, que nos marcó el Congreso de Pastoral Juvenil de 2012, en los cuales el Departamento, a través del Consejo de Juventud, estará inserto los próximos años. Los documentos base para este trabajo de reflexión son: el Proyecto Marco de Pastoral Juvenil y la Evangelii Gaudium del Papa Francisco:

– Primer Anuncio

Se ha realizado un documento interno para completar y ayudar a entender mejor todo lo referente al primer anuncio, que encontramos en el Proyecto Marco Pastoral Juvenil. Es un trabajo que se ha realizado en el Consejo de Juventud, iniciado en octubre de 2013 y presentado el último borrador en el Encuentro nacional de Delegados y Responsables de Pastoral Juvenil, del 1 al 4 de octubre de 2015 en Ciudad Real.

– Acompañamiento

Ya en el consejo celebrado en enero en Madrid, como en el de junio en Málaga, del pasado año, al igual que en el Encuentro Nacional de Delegados y responsables, celebrado en Ciudad Real, en Octubre se trataron a fondo todas las cuestiones sobre dicho tema. Ha sido en el consejo de Tenerife, enero de 2016, donde se ha presentado una propuesta para realizar el II Encuentro de Equipos de Pastoral Juvenil que sería en abril de 2017 en Granada.

– Itinerarios formativos

La intención es que en los consejos de los años 2018 y 2019, se planteen los primeros borradores, para que en primavera del 2020 se presente en un nuevo encuentro de equipos de delegaciones y antes de la JMJ del 2022, poder haber terminado este recorrido sobre estos tres temas fundamentales de la pastoral juvenil, que nos marcó el Congreso de Pastoral Juvenil de Valencia (2012) (Será entonces cuando deberemos plantearnos un nuevo Congreso de Pastoral Juvenil)

– Pastoral de Adolescencia

A estos tres temas tan importantes de la Pastoral juvenil, unimos también el abrir un campo de reflexión sobre lo referente a la Adolescencia. Durante estos primeros años, 2015- 2020, una de las tareas fundamentales de la Pastoral juvenil debe ser también preparar y promover itinerarios de formación para adolescentes. Sin ser jóvenes todavía, deberemos ofrecer desde la pastoral juvenil, un proceso formativo, que ayude en esta etapa tan crucial, que es la adolescencia, y que en todas las diócesis, movimientos y congregaciones, se asumen dentro de la pastoral juvenil.

Con el paso de la Iglesia Este es el mismo camino que está recorriendo la Iglesia, donde ella misma propone acompañar en las distintas edades y situaciones de la vida. Nosotros queremos acompañar a adolescentes y jóvenes en su proceso vital de maduración, decisión, y crecimiento en la fe, para llevarlos a la vida adulta. Procurando el encuentro personal con Cristo.

Somos conscientes que la misma Iglesia cuando habla del acompañamiento lo hace de manera extensa y de manera específica.

Según EG, acompañar es una de las cinco tareas de la Iglesia en salida (las otras son ir primero, involucrarse, fructificar y festejar); y también es la tarea que un discípulo misionero hace cuando escucha, ayuda, orienta personalmente a otro discípulo misionero.

 

El icono de Emaús

El icono de Emaús es paradigmático y nos propone las motivaciones, la metodología y el estilo del acompañamiento al que nos referimos. Además, quisiéramos que este tema no supusiese un momento puntual en el proceso que estamos recorriendo en la pastoral juvenil de España. Para ello necesitamos un antes, el mismo encuentro y un después.

La metodología de discernimiento (EG 105) escucha, comprensión, propuesta, que también vemos en Emaús (verbos de la Escritura) nos puede ayudar. Somos conscientes que cuando hablamos del acompañamiento de manera específica, esta función de acompañante se convierte en una misión tanto para laicos, religiosos y sacerdotes, cada cual con su vocación, para la que se requiere cualidades específicas y formación adecuada (como lo recuerda el Proyecto Marco III Parte: “Da la vida por sus ovejas”).